lunes, 6 de mayo de 2013

En el 40 Aniversario del fallecimiento de Monseñor Antonio Pildain.

Monseñor Antonio Pildain.
En San Francisco los días previos a la
Coronación de la Santísima Virgen.
Mañana martes, 7 de mayo se cumplen cuarenta años del fallecimiento de Monseñor Don Antonio Pildain y Zapiain, obispo de la diócesis de Canarias. Considerado como uno de los personajes más relevantes en Canarias durante el siglo XX, fue ordenado sacerdote el 13 de septiembre de 1913.

El Papa Pío XI lo nombró obispo de la diócesis de Canarias el 18 de mayo de 1936, haciendo su entrada en nuestra diócesis el 19 de marzo de 1937, teniendo como primera parada antes de llegar al obispado en la plaza de santa Ana, nuestra parroquia de san Francisco de Asís que se encontraba en pleno novenario a Nuestra Señora de la Soledad, ante la cual se arrodilló y puso en sus manos los frutos de su misión como nuevo pastor de la diócesis, desde ese día quedó vinculado con Nuestra Santísima Madre.

Durante su pontificado, el jueves 19 de marzo de 1964 coronó las sagradas y benditas sienes de Nuestra Amantísima Titular en el pórtico de la catedral de santa Ana ante una multitud enfervorecida , llevando así a efecto la única coronación canónica de rango pontificio que se ha producido en la diócesis de Canarias, siendo el Beato Papa Juan XXIII quién en su bula “Ad futuram rei memoriam” concede tal privilegio.

En 1966 finaliza su pontificado en nuestra diócesis en la que permanece hasta el día de su fallecimiento el 7 de mayo de 1973, siendo enterrado en la capilla de santa María de la Antigua de la catedral de santa Ana de nuestra ciudad.

Nuestra Pontificia y Real Archicofradía por el vínculo que Monseñor Antonio Pildain tenía con Nuestra Madre y Señora de la Soledad dedica estas breve líneas en gratitud y reconocimiento por su labor apostólica y devoción a Nuestra Madre, la Santísima Virgen de la Soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada